Jan
21
2022

Sostenibilidad

Cellnex conecta la Casa Bloc – Capítulo 3: Ya en casa

Tras dos años trabajando en el proyecto, hoy algunas de las personas que residen en las viviendas sociales de Llar Casa Bloc nos abren las puertas de su nueva casa para contarnos su experiencia y su día a día en estos hogares “conectados” gracias al IoT (Internet de las Cosas).

Se trata de la fase más importante del proyecto que iniciamos a principios de 2020 junto a la Fundació Hàbitat 3, para dotar de conectividad un conjunto de 17 viviendas de alquiler social situadas en el emblemático edificio La Casa Bloc del barrio de Sant Andreu de Barcelona; y que ofrece solución habitacional a alrededor de 45 personas con pocos recursos o en situación de vulnerabilidad, como personas sin hogar, con problemas de salud mental, de adicciones, o en riesgo de exclusión residencial.

Mientras Manel, residente de Casa Bloc, nos cuenta que eligió el número de su piso porque coincidía con el mítico dorsal “14” del futbolista Johan Cruyff, Ignacio nos asegura su habilidad con la electrónica. Anécdotas aparte, los inquilinos destacan la utilidad de los sistemas instalados que les permite llevar un control y ser conscientes de su consumo en los diferentes suministros de electricidad, gas y agua; así como de la calidad del aire.

“La fase inicial de instalación de los diferentes sensores de consumo, wifi y tabletas en cada una de las viviendas ya está finalizada. Así que podemos decir que es ahora cuando realmente comienza el proyecto”, comenta Marissa Serrahima, Cellnex ESG Expert.

Además de reducir el consumo energético, mejorar el confort ambiental y anticipar situaciones de riesgo, Llar Casa Bloc juega un papel muy importante en la lucha contra la brecha digital que habitualmente afecta a estos colectivos, al dotar a los inmuebles de conectividad a Internet.

Las unidades de convivencia residentes en las viviendas reciben formación y acompañamiento por parte de las organizaciones impulsoras de la iniciativa, para aprender a utilizar debidamente las herramientas y para visualizar y comprender la lectura de consumos, costes e impacto medioambiental. Además, reciben consejos, pautas y aclaraciones para que esta información se convierta en una palanca de transformación de ciertos hábitos en el hogar, logrando el empoderamiento y la concienciación de los usuarios.

“En Cellnex estamos muy satisfechos con la evolución de este y otros proyectos de “sensorización” de viviendas sociales con los que realmente creemos que generamos un impacto positivo a la comunidad y al conjunto de la sociedad a través de nuestro conocimiento y expertise”, concluye Marissa Serrahima.

Compartir