Sep
21
2020

Sostenibilidad

Cellnex contribuye a restaurar la naturaleza con su tecnología

Marker Wadden es la zona de más reciente creación de los Países Bajos: un grupo de islas naturales que aportan nueva vida al lago Markermeer. Para facilitar la importante labor que llevan a cabo los investigadores en Marker Wadden, Cellnex ha dotado el proyecto de conectividad.

El proyecto Marker Wadden es una iniciativa de Natuurmonumenten. En 2016 la organización, junto con Rijkswaterstaat, inició la primera fase del proyecto: la creación de cinco islas. Junto con su paisaje subacuático, supondrán una superficie superior a 400 hectáreas. La ambición es convertir Marker Wadden en un gran archipiélago con un total de 4.000 hectáreas, lo que lo convertirá en uno de los proyectos de recuperación de entornos naturales más grandes de la Europa occidental.

Marker Wadden es una reserva natural única en pleno desarrollo. Las islas naturales se están construyendo con arena, arcilla y fango del Markermeer. Nuevas formas de naturaleza se desarrollarán en ese grupo de islas de nueva creación, con sus costas naturales, tanto bajo el agua como en la superficie. Un paraíso natural para peces y aves, así como una fantástica isla recreativa.

 

Juntos por un mundo mejor

Cellnex fomenta la innovación sin renunciar en ningún momento a la sostenibilidad. Por ello la compañía invierte continuamente en la creación de nuevos proyectos que resulten de interés para la sociedad en su conjunto. El proyecto Marker Wadden es un ejemplo de ello.

En Marker Wadden aparecerá un ecosistema natural completamente nuevo. Para los investigadores supondrá una oportunidad única para descubrir y seguir su evolución. Con el fin de facilitar su labor, desde Cellnex hemos colaborado con el proyecto dotándolo de conectividad.

Como no existe ninguna conexión de Internet fija en la isla, hemos desplegado una infraestructura de comunicación inalámbrica, basada en radio enlaces. Gracias a estos radio enlaces se establece una conexión, a ocho kilómetros de distancia, entre la torre de telecomunicaciones y datos de Lelystad y el punto de configuración del emplazamiento en la caseta cercana a la entrada del puerto de Marker Wadden.

El equipo requerido utiliza el sistema de energía autónomo de la isla y presenta un encaje perfecto con la coherencia arquitectónica que caracteriza Marker Wadden.

Gracias a esa conectividad, en el futuro la red también podrá emplearse para recabar datos, por ejemplo, por medio de sensores (IoT) u otros sistemas ‘inteligentes’.

Compartir