May
06
2020

Opinión

Cinco años de un proyecto transformador

Cellnex, el valor revelación de la bolsa, ha multiplicado su valor por más de cinco.

Cuando en abril de 2015 el holding de infraestructuras Abertis presentaba el folleto de salida a bolsa de su división de telecomunicaciones en el marco de una “estrategia de focalización”, poco podían imaginar sus gestores que Cellnex iba a convertirse en uno de los niños bonitos de las bolsas mundiales.

Un mes antes de estrenar la nueva marca bajo el lema: “Impulsamos la conectividad de las telecomunicaciones”, la división de telecos de Abertis preparaba su puesta de largo con los inversores endeudándose para comprar 7.300 emplazamientos de telefonía móvil en Italia en la gestación de la que sería una de las operaciones de transformación más vertiginosas de la historia empresarial.

Solo unos días después, el siete de mayo, Cellnex se estrenaba en bolsa con un repunte del 10 por ciento tras colocar Abertis un 60 por ciento de la compañía entre inversores institucionales en una OPV que valoró la empresa en 3.248 millones de euros. Cinco años después, este conglomerado es líder del sector en Europa, factura 1.000 millones de euros con 1.600 empleados y capitaliza casi 18.400 millones de euros apoyado en una gran diversificación geográfica y del mix de negocio.

El acceso a los mercados de capitales y un ‘equity story’ que parece enamorar a la comunidad inversora permitieron cumplir un sueño de expansión basado en la especialización y el crecimiento inorgánico que es la envidia de muchos gestores y que ha recibido el aval incuestionable de los mercados en lo que a precio se refiere.

Un mercado hambriento en este tipo de empresas ha permitido a Cellnex financiar su expansión mediante emisiones de deuda o ampliaciones de capital que han contado con sobredemanda y a bajo coste.

El coste medio de su deuda dispuesta es del 1,7 por ciento y cuenta con una liquidez disponible de 6.000 millones de euros entre caja y crédito no dispuesto para no perder de vista las oportunidades.

Cifras que son relevantes en el caso de una empresa que ha construido gran parte de su valor en la expansión con adquisiciones. Con el respaldo de los mercados y una obsesión por no hacer peligrar sus calificaciones crediticias, desde su estreno bursátil la compañía ha invertido o comprometido más de 13.500 millones de euros para la adquisición o construcción –hasta 2027– de aproximadamente 54.000 infraestructuras de telecomunicaciones que se suman a las 7.000 con las que contaba la compañía justo antes de cerrar aquella primera operación en Italia.

Para muchos analistas, el secreto del éxito ha estado en la capacidad del equipo gestor de hacer crecer el negocio con elecciones de compra bajo estrictos criterios de rentabilidad futura, independientemente de las incertidumbres macroeconómicas por las expectativas del uso y modernización de las vitales infraestructuras de telecomunicaciones.

Aunque las compras y ganancia de cuota de mercado requieren un importante esfuerzo de integración y podría parecer tiempo de consolidar ahora que los ingresos futuros parecen garantizados, muchos ven todavía más oportunidades en el corto/medio plazo que pueden acabar por redondear su liderazgo.

La tendencia entre las compañías de telecomunicaciones, antiguas propietarias de las redes, sigue siendo monetizar los activos para concentrarse en sus negocios “core” y ese es el foco de atención principal de Cellnex, que en 2019 identificó oportunidades por valor de 11.000 millones de euros, de las que ejecutó 9.500 millones.

Creemos que las presiones del balance en todo el sector, las lamentables tendencias de los precios de las acciones y el aumento de los riesgos de inversión en 5G obligarán a las empresas de telecomunicaciones a monetizar constantemente sus torres, ofreciendo a la compañía una rica cartera de M&A”, señala JP Morgan en un informe reciente en el que explica que hay muchas torres en los ocho mercados en los que opera la compañía que podrían estar en venta y ve importantes potenciales de crecimiento.

El propio consejero delegado de Cellnex, Tobías Martínez, reconocía recientemente en una entrevista que la compañía podría estar gestionando, en dos o tres años, el doble de las torres que tiene actualmente, centrando el potencial principalmente en los ocho países en los que se encuentra (España, Francia, Italia, Reino Unido, Suiza, Irlanda, Holanda y Portugal).

Los analistas de Kepler tienen identificadas 313.000 torres de varios grupos que, en el algún momento, podrían presentarse como oportunidades de adquisición para Cellnex.

En el quinto aniversario de su nacimiento como marca, Cellnex es líder en infraestructuras para telefonía, datos y radiodifusión en Europa, dando servicio a más de 200 millones de personas con cerca de 61.000 torres y con una presencia destacada en las boyantes soluciones “smart” para la industria, la sociedad, las instituciones o las ciudades.

 

Valor refugio

A pesar de la subida vertical del precio de la acción, de 22 research de casas de análisis recopilados por Refinitiv, 14 recomiendan “compra” o “fuerte compra” y solo dos tienen posición de venta. Diez analistas dan todavía un gran recorrido a la acción, con precios objetivo superiores a los 50 euros por título.

Incluso con la crisis del Covid, la más importante de los mercados bursátiles desde la Gran Depresión, Cellnex ha demostrado una resiliencia poco común en valores de crecimiento que parece incidir en que, pese a lo exagerado del ascenso, no hay síntomas de vértigo.

La crisis generada por el Coronavirus ha puesto en valor las virtudes de su negocio, con una demanda nunca vista de capacidad de redes y comunicación en un momento en el que muchas empresas sacan pecho de la efectividad del teletrabajo forzado por las circunstancias excepcionales.

Business as usual” titulaba el 17 de abril Exane BNP Paribas un informe sobre el valor en el que destaca que la empresa sigue explorando y cerrando oportunidades de negocio y recuerda que es uno de sus valores favoritos en las circunstancias actuales por su resistencia a la crisis.

En los cuatro primeros meses del año el Ibex ha perdido casi un 30 por ciento de su valor mientras que Cellnex se ha revalorizado un 24,6 por ciento, el mejor valor del Ibex-35 y uno de los mejores de toda Europa.

En los peores días de la convulsión bursátil por el Covid –entre el 19 de febrero y el 30 de abril– Cellnex perdió un 2,3 por ciento frente al 31 por ciento que se dejó el Ibex.

More than a place to hide” es el encabezamiento elegido por Barclays en un informe del 16 de abril. Los analistas del banco recomiendan “sobreponderar” el valor, con un precio objetivo de 55 euros por acción.

La consistencia de su crecimiento orgánico y unas ventas futuras contratadas (“backlog”) de 44.000 millones de euros a finales de 2019 parecen explicar esta resistencia en un sector en pleno crecimiento que encara el fundamental despliegue de las redes de 5G.

Mientras ganaba cuota de mercado, en los últimos cinco años ha incrementado su volumen de negocio en un 16,15 por ciento medio anual.

Con un capital humano en el que predominan los ingenieros y con una edad media que ronda los 43 años, el grupo ha pasado de generar 378.183 euros de ingreso por empleado en el debut bursátil a más de 600.000 euros en 2019.

Pese a las dificultades por la crisis, Cellnex cree que, al margen de lo que deparen posibles oportunidades de compra adicionales, la consolidación de las últimas compras permitirá cumplir con sus expectativas para 2020 que apuntan a un ebitda superior al +50% respecto a 2019.

 

Carlos Ruano

Periodista y analista

Compartir