Jan
13
2021

Actividad

Donde la historia y la tecnología van de la mano

Erice es uno de tantos pueblos maravillosos que siguen intactos en la isla italiana de Sicilia. En su día fue ciudad fenicia y griega y está situado a una altura de 751 metros, sobre una montaña coronada por una meseta triangular, con una terraza con vistas al mar. Su centro histórico es un laberinto de calles adoquinadas y callejones tan estrechos que tan solo cabe una persona.

Hace tiempo que el gobierno municipal de Erice ha apostado por plantar cara al gran reto que supone resolver los flecos pendientes que la brecha digital plantea a los territorios. Por otro lado, la filosofía del gobierno es combinar la necesidad de modernidad con el respeto por el patrimonio histórico, con el fin de prestar un servicio no tan solo a la ciudadanía, sino también a los turistas, que son siempre numerosos, y en especial en verano. Por consiguiente, en estos periodos del año el centro histórico de Erice se ve sometido a la afluencia de muchos turistas que, cuando visitan este fantástico pueblo medieval, esperan disfrutar de una cobertura móvil completa que les permita utilizar sus teléfonos inteligentes sin que les falte ancho de banda. Su ubicación en lo alto de una montaña reduce, o incluso elimina, la señal procedente de los emplazamientos macro de los operadores que llegan a las calles internas del centro.

Para lograr una solución adaptada a las necesidades de Erice, Cellnex ha instalado un Sistema Distribuido de Antenas (DAS) externo que permite aumentar la capacidad y la cobertura de la red en lugares con una gran concurrencia de personas que necesitan un uso intenso de tráfico simultáneo. El DAS externo se aplica cuando los niveles de señal procedentes de las macros llegan muy bajas a las plazas y las calles del centro y, como se acumulan las solicitudes de uso de la red móvil, es necesario aumentar la capacidad del sistema para garantizar la conectividad de todos.

En los sistemas DAS externos los dos elementos clave del proyecto son la sala técnica y la red de fibra. Estos dos aspectos no son baladí, dado que no hablamos de un contexto en interiores, en los que es fácil identificar y garantizar ambos elementos. La sala técnica debe conectarse a una red de fibra disponible y debe ubicarse específicamente para que llegue a todos los puntos del DAS externo y cubrir así un área determinada.

En el caso de Erice, Cellnex ha creado inmediatamente una infraestructura óptica dentro de los 3 km de centro histórico para conectar el equipo activo distribuido del pueblo medieval y preparar la sala técnica. Si bien el centro histórico de Erice ocupa una gran extensión, es posible lograr igualmente cobertura de red agrupando todo el flujo de la infraestructura óptica en una única sala técnica administrada por Cellnex, en la que se recogen las señales de los operadores y se distribuyen por el DAS externo.

Con el fin de combinar la necesidad de modernidad con el respeto por el patrimonio histórico, las antenas elegidas para abarcar la zona son paneles pasivos que han sido situados discretamente con unas abrazaderas hechas a medida en ubicaciones idóneas para generar el mínimo impacto estético. El sistema prevé el uso de un total de 25 antenas.

Así pues, para prestar un servicio de gran calidad a todo aquel presente en el centro histórico de Erice a través de este sistema multioperador ha sido necesario activar un total de 48 sectores para asegurar un rendimiento de gran calidad para residentes y turistas en estas zonas. Siempre con la garantía de una supervisión continua, mediante el Centro de Operaciones de Red de Cellnex, equipado con el hardware y el software necesarios para supervisar los sistemas y una estructura organizativa adecuada de personal experto.

El proyecto busca un objetivo muy concreto, que es asegurar que la historia y la tecnología puedan ir de la mano. Como ya sucede en las ciudades italianas de Génova y Milán, donde Cellnex ha diseñado e instalado una red de más de 200 microceldas en constante crecimiento para dar respuesta a las necesidades de la ciudad.

Compartir