May
12
2022

Sostenibilidad

La Fundación Cellnex ultima la segunda edición de Bridge, el programa de aceleración de startups

Tendido el primer puente entre tecnología y sociedad al que alude el nombre de Cellnex Bridge, la Fundación ultima los detalles de la segunda edición de un programa de aceleración de startups de impacto social que pretende impulsar proyectos sociales innovadores para reducir las brechas digitales, sociales y territoriales mediante la conectividad y la tecnología.

“La primera edición ha cumplido de largo con lo que proyectamos. Hemos vivido un proceso ilusionante con un gran trabajo de todas las partes implicadas que ha maximizado el uso de los recursos”, explica  Lluís Deulofeu, presidente de la Fundación Cellnex. “Las pruebas de concepto se han desarrollado de manera impecable y hoy podemos decir que las tres startups que han participado son ya realidades de éxito, con gran proyección de futuro y alcance social”.

Una iniciativa que utiliza la realidad virtual para reducir la ansiedad de niños y niñas en los procesos hospitalarios (Nixi for Children), una cooperativa que genera comunidad y conciencia ambiental con la interacción de un gallinero modular y el internet de las cosas (Voluta.coop) y una plataforma para conectar ciudadanos y gobiernos locales en una especie de plaza virtual para la implicación individual en los objetivos ambientales globales y en las ciudades inteligentes  (eAgora).

Estas fueron los tres propósitos elegidos entre más de 50 candidaturas presentadas a la primera edición de un proyecto en el que, además de profesionales de Cellnex Telecom, también han participado las consultoras Atticolab e Innuba en un programa de mentorización, formación y apoyo económico sobre la base de una prueba de concepto y resolución de retos específicos.

“El planteamiento es muy completo y centrado en una prueba de concepto muy concreta que nos ha permitido profundizar mucho y no perder el foco”, señalaba en una entrevista reciente Tomàs Lóbez Pérez, fundador y principal accionista de Nixi for Children.

En vista del éxito de la primera convocatoria y de su concordancia con los valores e intenciones de la Fundación, la entidad tiene previsto lanzar antes de verano la segunda edición para seleccionar otras startups, con idea de acompañarlas a partir de septiembre”.

“De momento, este segundo programa también se centrará en España, aunque estamos trabajando ya en su internacionalización en futuras ediciones”, explica Àngels Ucero, directora general de la Fundación.

Precisamente, uno de los elementos de tracción del proceso en esta primera edición ha sido la internacionalización. Las tres empresas han iniciado o pretenden iniciar proyectos de expansión y/o cooperación fuera de España. Nixi for Children ultima un acuerdo para integrar su kit de ayuda infantil en varios hospitales de Estados Unidos, eAgora quiere exportar su plataforma a otros países y Voluta ha iniciado los trámites para incluir su solución en un plan de cooperación al desarrollo en Zambia.

Las tres empresas destacan el enorme valor de un consejo asesor ad hoc compuesto por profesionales de Cellnex y expertos de alto nivel en ramas fundamentales para cada una de ellas como la financiación para proyectos médicos, las aplicaciones de las empresas públicas o la formación digital.

“Bridge ha sido el hito que más nos ha ayudado desde que hemos empezado sin ningún tipo de duda”, explica Áxel Pena López, uno de los dos ingenieros que fundaron Voluta.coop. “El equipo de mentores ha sido un lujo y nos siguen acompañando aunque haya finalizado el programa”.

La Fundación tiene la intención de fomentar un foro de intercambio de experiencias entre los futuros participantes. “A la vista del éxito de la primera edición, particularmente en lo que se refiere a la riqueza aportada por la comunicación entre mentores, fundadores, usuarios y comunidades, tenemos la intención de crear un foro de intercambio de experiencias entre las startups que vayan participando en las distintas ediciones del programa”, dice Ucero. “El aprendizaje de cómo afrontar determinados retos, centrar el foco de interés o analizar el impacto social de las experiencias es uno de los activos más valiosos de estos proyectos y nos gustaría alimentar esta red de conocimiento”.

Justo en este escenario, eAgora está a punto de abrir su prueba de concepto de soluciones para la interacción entre las administraciones locales y los ciudadanos a 8.000 ayuntamientos para compartir experiencias, darles escalabilidad y mejorarlas.

“Para nosotros en Cellnex, la experiencia ha sido también enormemente enriquecedora. Hemos podido constatar que hay mucho talento y capacidades con una intención social de emprendimiento que encaja a la perfección con nuestros valores”, explica José Antonio Aranda, director de innovación de Cellnex Telecom y miembro de uno de los consejos asesores.

Precisamente la “visión de impacto” es uno de los aspectos que más valoraron los responsables de las tres startups: “Además de negocio y rentabilidad, el programa nos ha permitido conceptualizar el beneficio social. Para una startup no es fácil poner al mismo nivel de la parte económica los beneficios que el proyecto aporta a la sociedad”, explicaba en una entrevista Martín Garrido, CEO y cofundador de eAgora.

 

Compartir