Jun
03
2021

Sostenibilidad

La ola invisible de la pobreza infantil

La crisis económica y social del coronavirus ha acentuado las desigualdades. Actualmente estamos viviendo una emergencia que está afectando sobre todo a los niños y niñas más vulnerables y sus familias. Familias que están sufriendo con más fuerza los estragos de la pandemia porque ya vivían en una situación de vulnerabilidad.

Así lo muestra nuestro último informe ‘Aniversario Covid-19: ¿Qué nos cuentan las familias?’ en el que hemos entrevistado a más de 1.200 familias vulnerables a las que ayudamos en España. Esta encuesta revela que casi la mitad de padres y madres a los que atendemos han perdido el empleo por la pandemia. Eso significa que actualmente un 12,2% de las familias a las que ayudamos no tiene ningún ingreso frente al 7,5% de hace un año.

Muchas de estas familias dependen de la comida que reciben de los bancos de alimentos y organizaciones para garantizar una comida saludable al día a sus hijos e hijas. Según cuentan, un 31% solo puede comer carne, pescado o equivalentes una o dos veces a la semana. Además, 6 de cada 10 familias tienen dificultades para hacer frente a la hipoteca o el alquiler y casi 7 de cada 10 no pueden pagar los suministros básicos. La pandemia ha hecho más que nunca que los hogares sean parte esencial en nuestras vidas, pero para muchas familias, estas cuatro paredes no cuentan con las condiciones adecuadas para convivir, trabajar o estudiar.

© Lolo Vasco – Save the Children

Esta situación junto a la inestabilidad laboral afecta enormemente al bienestar de los niños y niñas: más de la mitad ha tenido cambios negativos en su estado emocional, desarrollando estrés o ansiedad.

Y es que esta crisis que estamos viviendo ha cambiado nuestras vidas en muchos aspectos: la forma en la que trabajamos, en la que nos relacionamos, en la que consumimos. También para los niños y niñas ha supuesto un cambio a la hora de estudiar y de asistir a la escuela.

A nivel educativo, es preocupante que un 70% de los niños y niñas de las familias encuestadas no hayan recibido ningún tipo de atención educativa extra más allá del envío o supervisión de los deberes durante las cuarentenas en el actual curso escolar (2020-21). Esto hace que les sea más difícil seguir con su aprendizaje. De hecho, la mitad de los menores tiene algún tipo de dificultad para llegar a tiempo con las tareas escolares o seguir con normalidad el curso. Eso se debe principalmente a que muchas de estas familias no cuentan con dispositivos electrónicos suficientes o no tienen acceso a internet. Es decir, la brecha digital se convierte también en brecha educativa.

Sabemos que internet es un medio que democratiza la educación porque da acceso a todo tipo de conocimiento en cualquier momento y desde cualquier lugar, y bien usado, potencia las habilidades de los niños en el uso porque abre el abanico de oportunidades de ocio y de educación. El problema radica en que internet también puede crear desigualdades para quienes no tengan acceso a las nuevas tecnologías ni sepan utilizarlas.

La inequidad en nuestro sistema educativo no es algo nuevo, pero la crisis de la Covid-19 ha evidenciado aún más las diferencias que ya existían entre el alumnado de distinto origen socioeconómico ampliando así la brecha educativa. Lo cierto es que, a igual rendimiento, los niños y niñas con menos recursos repiten cuatro veces más que los que tienen mayor nivel socioeconómico. Antes de la pandemia, España ya tenía la tasa más alta de abandono escolar temprano de la Unión Europea, un 17,3%.

Desde Save the Children llevamos desde el inicio de la pandemia ayudando a las familias con menos recursos a través de nuestro programa ‘A tu lado’ para dar respuesta a las consecuencias socioeconómicas que está provocando la emergencia sanitaria proporcionando alimentos básicos, acompañamiento psicológico y apoyo escolar y proveyendo también de herramientas tecnológicas. En este sentido, Cellnex ha ayudado a que los niños y niñas más vulnerables puedan seguir con esta intervención educativa a distancia proporcionando conexión a internet y tablets.

© La Pinza Foto – Save the Children

Estamos convencidos que la educación es la herramienta más poderosa para cambiar la vida de un niño o niña y romper así el círculo de pobreza que se transmite de padres a hijos. Vivir en situación de pobreza y exclusión social no solo lastra el bienestar de los niños y niñas de estos hogares, sino de la sociedad en general porque si no hacemos nada, el 80% de los menores que viven hoy en situación de pobreza serán adultos pobres.

Antoni Pérez Francès

Director de Save the Children en Catalunya

 

A raíz de la crisis mundial generada por la pandemia derivada de la COVID-19, Cellnex ha desarrollado la “Cellnex’s Covid-19 Relief Initiative”. Un fondo de 10 millones de euros destinado a colaborar con organizaciones y proyectos nacionales e internacionales que ayudan a minimizar el impacto sanitario, económico y social derivado de la crisis.

Compartir