Jan
07
2020

Sostenibilidad

Cellnex promueve un proyecto de inserción laboral y educativa para jóvenes en riesgo de exclusión

Impacto social y promoción de talento, dos pilares en la estrategia de RSC del grupo

El programa se dirige a un colectivo de jóvenes con un altísimo riesgo de exclusión social con el objetivo de fomentar su interés por continuar formándose y acceder al difícil mundo laboral. Para nosotros va a resultar muy enriquecedor porque nos permite entrar en contacto con esta realidad complicada de jóvenes que en muchos casos están aislados de su contexto familiar, desconectados de la comunidad”.

Así resume Toni Brunet, Director de Asuntos Públicos y Corporativos de Cellnex Telecom, el proyecto “Youth Challenge Cellnex”, una iniciativa realizada de la mano de United Way y con la participación de varias entidades educativas y organizaciones públicas para prevenir el abandono escolar temprano con la participación de 60 voluntarios, empleados del operador de infraestructuras de telecomunicaciones.

Según datos del INE, en al año 2018 en España el abandono temprano de la educación alcanzó el 21,7% para los hombres y el 14,0% para las mujeres. Según datos de Eurostat, la cifra de abandono masculina es la más alta de todos los países de la UE y casi duplica la cifra de la UE-28 (12,2%) y la de mujeres rebasa en 5,1 puntos la media europea, solo superada por Malta (15,5%) y Rumanía (16,1%).

En España la tasa de abandono escolar ronda el 18 por ciento, aunque en ambientes complicados y socialmente más desfavorecidos se multiplica por tres, la más alta de Europa, con lo que la contribución del sector privado para reducirla es crucial y para nosotros es una pieza clave”, explica Angels Ucero, directora de Personas y Organización de Cellnex.

El proyecto tiene el doble objetivo de acompañar y formar a jóvenes de un contexto social complicado para reducir el abandono escolar, ofreciéndoles una conexión directa con el entorno laboral que les anime a seguir estudiando y a aumentar la empleabilidad a través de la formación.

Los voluntarios de Cellnex se encargan de dirigir un proceso de mentoring que, en última instancia, persigue fomentar vocaciones STEM (Ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas por sus siglas en inglés) entre los jóvenes, estableciendo un vínculo entre la actividad de Cellnex y su impacto social.

Los voluntarios ponen su talento al servicio, no solo de nuestra empresa, sino también de la comunidad donde viven, porque al ser un instituto cercano a escasos diez minutos andando de una de nuestras sedes corporativas, fomenta el orgullo de pertenencia a la comunidad y a la empresa”, señala Ucero.

El proyecto empezó en enero en el Institut Mare de Deu La Mercè de Barcelona con un grupo de 70 jóvenes y en su programa, que durará varios años, participa de forma fundamental el equipo docente del centro. Con el objetivo de tender puentes entre el centro educativo y la empresa, se centra en jóvenes bajo el PFI (Programa de Formación e Inserción) entre 16 y 21 años que dejan la secundaria obligatoria y no siguen estudios en el sistema educativo ni participan en ninguna acción formativa.

También están incluidos en el “Youth Challenge Cellnex” estudiantes de grados medios o superiores en el ámbito de las telecomunicaciones.

Además del “mentoring”, uno de cuyos pilares es la mejora de la autoestima y la visión de futuro, los alumnos disfrutarán de ponencias o sesiones formativas por parte de expertos de Cellnex y visitarán centros operados por la empresa, pudiendo participar también en talleres de aprendizaje activo.

En el caso de los estudiantes de Grado Superior, Cellnex les ofrecerá hacer prácticas remuneradas en la empresa.

 

Un propósito para la comunidad

Lo que conocemos popularmente como inversión responsable hace tiempo que dejó de ser una excentricidad, la pertenencia a índices de sostenibilidad, la inversión en proyectos sociales o las iniciativas para contribuir a mitigar los efectos del cambio climático dan ya también réditos financieros.

La mayoría de los fondos con mejor comportamiento en los últimos años operan bajo criterios de sostenibilidad y el 75 por ciento de las firmas de Private Equity y Venture Capital en España cuentan con una política de inversión responsable – un 50 por ciento con compromisos públicos-, según un estudio de PwC y la Asociación Española de Capital, Crecimiento e Inversión (Ascri).

Acuciada por los problemas ligados a la desigualdad o la emergencia climática, la sociedad demanda a las empresas un rol activo al margen de la rentabilidad económica, no pueden ser espectadores pasivos de la realidad. Sus acciones para mejorar las condiciones de vida son vitales también para llamar y retener talento en un momento en las que las generaciones que nos liderarán quieren trabajar en sectores o empresas de las que se sientan orgullosos, que aporten beneficios y sensación de pertenencia a las comunidades.

El sustantivo “propósito” ha extendido su definición con un uso propio en la estrategia sostenible y se ha grabado a fuego en el ADN de muchas compañías. Larry Fink, responsable de BlackRock, el mayor inversor en activos del mundo, se refiere a él profusamente en sus comunicaciones anuales a los CEOs de las empresas en las que invierte y a las pide hacer uso de su liderazgo en un momento de “disrupción política y económica”.

El propósito no es únicamente la búsqueda de la rentabilidad, sino la fuerza que nos impulsa a lograrla”, dijo Fink en la misiva de 2019 a sus directores.

Brunet comparte la visión: “Es muy importante visualizar en las compañías un propósito de lo que, por otra parte, es su primera responsabilidad: tener una cuenta de resultados saneada y ser rentable, pero cada vez más la generación milenial quiere saber cuál es la contribución de la compañía en términos de su impacto social positivo en el desarrollo de un entorno determinado”.

Cellnex, que forma parte de varios índices de sostenibilidad de referencia y está adherida al Pacto Mundial de Naciones Unidas o a la iniciativa climática SBTi ultima los detalles de la renovación de su Plan de Responsabilidad Corporativa para el período 2021-2025, uno de cuyos principales retos será extender su “sentido de propósito” a los ocho países en los que está presente.

Tenemos que conseguir que este tipo de proyectos vayan capilarizándose y extendiéndose a los países en los que operamos con un concepto corporativo de un grupo que quiere ser responsable y percibido como responsable”.

El grupo tiene un compromiso de gestión sostenible y participa en numerosos proyectos de carácter social, para poner su expertise tecnológico al servicio de los ciudadanos.

 

Carlos Ruano

Fundador de Newsbub (Google Partner). Ex redactor jefe de Reuters en España

Compartir